Traducenos!

boton twitter

jueves, 14 de agosto de 2014

SECRETOS QUE OCULTA LA TIERRA (PARTE1)

Hoy abrimos una nueva sección de hechos mas que sorprendentes, pero lo que mas llama la atención, es que no se le haya dado la trascendenicia periodística que merecen, es una muestra clara de que los medios muchas veces son una cortina para ocultar la verdad y distraernos con cosas banales. Pero Southwolf ARG te trae estos eventos (Esta sección constará de tres partes en un principio) para que los conozcas.

El caso de hoy de la misteriosa BIBLIOTECA DE METAL es algo magnífico, con personajes importantísimos involucrados como Von daneken, el argentino Juan Moricz y el mismísimo Neil Armstrong, sin mas palabras te invitamos a leerla, luego podes dejarnos tu opinión.







La Cueva de los Tayos y la Biblioteca de Metal

Leyendo tan sólo la acta notarial de su hallazgo, el 21 de julio de 1969, cualquiera se da cuenta de que esta frente a una buena historia:
"...he descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad. Los objetos consisten especialmente en láminas metálicas que contienen probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida, de la cual no tenemos hasta la fecha el menor indicio..."

Juan Moricz
Fue en 1969 cuando Juan Moricz, un húngaro nacionalizado argentino, espeleólogo aficionado y experto en leyendas ancestrales, el que dio a conocer al mundo este apasionante misterio de las selvas del Ecuador. Aunque Moricz no fue el primero en tropezarse con el intrincado de túneles y galerías subterráneas que se dan cobijo en los Tayos. Los indios Shuaras (antiguamente conocidos como jíbaros) ya conocían la cueva, y en la época de cría de las aves Tayos, avesnocturnas que dan nombre a la cueva , los Shuaras se adentraban en la cueva para coger a sus polluelos que son muy codiciados por los indios, pero sigamos nuestro recorrido por este misterio y veamos cómo llegó Moricz a descubrir los maravillosos túneles.
 DESCRIPCIÓN DE LA CUEVA DE LOS TAYOS
A una altitud aproximada de 800 metros, en una zona montañosa irregular, en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se sitúa la entrada al mundo subterráneo de la Cueva de los Tayos. El acceso consiste en un túnel vertical con unos 2 metros de diámetro y 63 metros de profundidad.
 

Una vez se desciende, uno se encuentra con un verdadero laberinto de túneles que se abre al explorador por kilómetros, que deben ser recorridos en la más absoluta oscuridad.
 

Como ya hemos indicado en la cueva viven unas aves nocturnas llamadas Tayos (Steatornis Caripensis), que son de la misma especie que se han hallado en otras cavernas de Sudamérica, como por ejemplo, los "guacharos" en Caripe, Venezuela. Es sumamente sospechoso que una misma especie de aves ciegas esté diseminada en diversas cavernas de Sudamérica. ¿podría ser que aquellos laberintos intraterrestres no fuesen cavernas aisladas y guardasen una conexión entre ellas?
Moricz sabía muy bien a qué blanco apuntar, la búsqueda de la cueva de los Tallos no era casual. Desde 1950 seguía la "pista" que lo llevara a un hipotético reino subterráneo. Moricz estuvo en Perú, Bolivia y Argentina buscando estas entradas antes de llegar al Ecuador.
Según él, la Cueva de los Tayos es sólo una de las tantas entradas a este mundo perdido, pero estaríamos hablando de un simple "arañazo" al mundo real de estos seres intraterrestres, que yacen a profundidades difíciles de alcanzar por el ser humano.
Padre Crespi
LAS PLANCHAS METÁLICAS DEL PADRE CRESPI
Quizá uno de los misterios más inquietantes es la existencia de la presuntabiblioteca metálica. De existir, y siempre bajo el testimonio de Moricz, allí encontraríamos registrada la historia de la humanidad en los últimos 250.000 años.
Esto nos lleva en línea directa a los extraños objetos que en su momento custodió el padre salesiano Carlo Crespi, en el patio de la Iglesia María Auxiliadora de Cuenca. Los objetos habían sido encontrados por nativos quienes se los cedieron al padre Crespi para su custodia.
¿Pero quien era el padre Crespi?.

El Padre Salesiano Carlos Crespi Croci, nacio en Italia en 1891, dedicó su vida a Ecuador 1923-1982.
Educador, antropólogo, botánico, artista, explorador, fotógrafo, humanitaria y músico, su riqueza insondable de talentos y benevolencia al servicio de ricos y pobres por igual, tiene su reconocimiento en una impresionante escultura en su memoria que fue erigida en Cuenca, su ciudad adoptiva, por un pueblo que lo adora.
Crespi recibió muchos artefactos de los pueblos indígenas en Ecuador.
Cuando se le preguntó de donde los traían, el padre Crespi explico que ellos habían encontrado los objetos en cuevas subterráneas en las selvas. Con el tiempo, muchas de estas reliquias fueron reunidas y se guardaron en el patio de la iglesia María Auxiliadora.
Desafortunadamente, muchos de los artefactos fueron destruidos en un incendio en 1962. Además, muchos se perdieron o terminaron en manos de cazadores de tesoros. Cuando el Padre Crespi falleció, el resto de los artefactos de la colección original se retiraron y se hicieron inaccesibles para el público. Algunos todavía se cree que pueden estar almacenados en el sótano de la iglesia María Auxiliadora. 
Si el padre Crespi aun estuviese con vida, quizá podríamos rastrear el origen exacto de tan enigmáticas piezas que parecían ser muy antiguas, mostrando indiscutibles ideogramas en relieve, una suerte de "código de información" o "escritura".

En 1976, en la primera página de la revista norteamericanaAncient Skies, apareció un revelador artículo del filólogo hindú Dileep
Kumar, quien analizando los símbolos que se muestran en una de las piezas del padre Crespi, una lámina aparentemente de oro, de unos 52 cms. de alto, 14 cms. de ancho, concluyó que los ideogramas pertenecían a la clase de escritura Brahmi, utilizada en el período Asokan de la historia de la India, hace unos 2.300 años... 
Cuatro años más tarde, el doctor Barry Fell, Profesor de Biología de la


Universidad de Harvard, identificaba 12 signos de la lámina en cuestión con los propios signos empleados en el Zodíaco.
Y bien, teniendo en cuenta que estosobjetos se hallaron en el Ecuador, no era descabellado darle al menos el beneficio de la duda a la biblioteca metálica descubierta por Moricz en laCueva de los Tayos.Todo esto no tardaría en atraer la atención de los cazadores del misterio.
ERICK VON DÄNIKEN 
En 1972, von Däniken se reunió con Moricz y este lo llevó a la entrada secreta a través del la cual podrían entrar en una gran sala y de hay en el laberinto de túneles. Al parecer von Däniken nunca llegó a ver la biblioteca en sí, sólo el sistema de túneles. Von Däniken incluyó el caso en su libro “El oro de los dioses”:
“Los pasajes tienen los ángulos rectos perfectamente delimitados. A veces son estrechos, a veces anchos. Las paredes son lisas y con frecuencia parecen que estan pulidas. Los techos son planos y en ocasiones se ven como si estuvieran cubiertos con una especie de esmalte ... Mis dudas sobre la existencia de los túneles subterráneos desapareció como por arte de magia y me sentí enormemente feliz. Moricz afirmó que los pasajes como aquellos por los que íbamos se extienden por cientos de kilómetros bajo el suelo de Ecuador y Perú” .
 


Erich von Daniken
Sin embargo, uno de los descubrimientos más grandes en el mundo pronto se vino abajo. Periodistas del diario alemán Der Spiegel y Stern entrevistaron a Moricz, que ahora negaba haber estado nunca en la cueva con von Däniken. Esto socava la credibilidad de von Däniken (aunque algunos podrían argumentar que no tenía ninguna credibilidad), para muchos, el incidente demostró que von Däniken era un fabricante de mentiras, una afirmación muy dañina para una persona que afirmaba que los antiguos dioses era extraterrestres. Nadie pensó que si von Däniken había mentido, no habría dejado un rastro tan fácil de seguir poniendo a Moricz como fuente en su libro. Podría haber dicho que no podía revelar su fuente, y Der Spiegel y Stern no habrían entrevistado a Moricz. En cambio, parecía que algo no funcionaba, Moricz había metido a von Däniken en una controversia internacional de la cual su carrera nunca se recuperó.

Hay contradicciones en esta historia. En primer lugar, Moricz simplemente negó haber llevado a von Däniken allí, pero la existencia de la red de túneles en sí misma no los negó. En Der Spiegel, el 19 de marzo de 1973, se puede leer:
Der Spiegel: "¿Cómo descubrió la biblioteca [Metal]"
Moricz: "Alguien me llevó allí."
Der Spiegel: "¿Quién le llevó?"
Moricz: "Yo no te lo puedo decir."
Moricz afirmó además que la biblioteca estaba custodiada por una tribu.
Así que, en resumen, Moricz afirmó a von Däniken que el había descubierto las cuevas. Ahora él afirmaba haber visto las cuevas, llevado allí por un guía a quien no quiso identificar, pero negó haber llevado a von Däniken allí.
La conclusión lógica que parecía ser que Moricz había mostrado algo a von Däniken, y ahora todo el mundo parecía sabia lo que había descubierto, y tenía que asegurarse de que todo lo que le había mostrado a Däniken no creara problemas a Moricz, sin duda porque el propio Moricz le habría pedido que no mostrara a nadie el sitio.

En 1975, la historia había matado la carrera de un autor conocido, por lo que ¿quien se atrevería a seguir sus huellas? La respuesta: Neil Armstrong, el primer hombre en la Luna, o más bien, un escocés que quería cambiar el estado de olvido en la que la Biblioteca de metal se encontraba en ese mismo momento.
Moricz y Stanley Hall

Stanley Hall había leído el libro de von Däniken y, posteriormente, se hizo amigo de Moricz. Este último confirmó que se había reunido von Däniken en 1972 y había llevado al autor suizo desde Guayaquil a Cuenca, donde se reunieron con el Padre Carlos Crespi, y vieron su colección de artefactos enigmáticos. No hubo tiempo suficiente para llevar a von Däniken a la "verdadera ubicación", por lo que en lugar de eso le llevo a una pequeña cueva a de 30 minutos de Cuenca, alegando que se conectaba a la red de la cueva del Tallo. Esto pareció aclarar la controversia von Däniken-Moricz, pero no la propia Biblioteca del metal.

¿Dónde estaba la biblioteca entonces?. En 1969 La expedición de Moricz había entrado en la Cueva de los Tayos, que Moricz identificaba como la cueva que conducía a la biblioteca de metal, pero, no se descubrió ninguna biblioteca.
Expedicion de Moricz 1969

Así que Hall decidió organizar una expedición Ecuatoriano-Británica que explorara la Cueva de los Tayos, que sería una expedición puramente científica. Hallquería crear un marco: si había una Biblioteca de metal de una civilización perdida, el primer paso sería encontrar el sitio. Ese era el objetivo principal y único de la expedición. Hall utilizó su experiencia profesional para crear una exploración de tres semanas de esta famosa cueva: una empresa conjunta de los ejércitos británicos y ecuatorianos, con el apoyo de un equipo de geólogos, botánicos y otros especialistas.
Neil Armstrong y Stanley Hall
¿Cómo fue que Neil Armstrong se involucró en esta historia?. "La expedición necesita un líder de honor", dijo Hall, me puse en contacto con el. Meses más tarde, recibí una respuesta de Neil Armstrong que estaba más que dispuesto a unirse a nosotros en esta misión."
El 3 de agosto de 1976, cuando la expedición llegaba a su fin, Armstrong entró en el sistema de 

Neil Armstrong
túneles. Nadie encontró una biblioteca de metal. Si lo hubieran hecho, el descubrimiento habría alterado la perspectiva de la humanidad en nuestra historia y orígenes. Para Amstrong, podría haber sido su segunda gran contribución a la exploración de la humanidad. Sin embargo, el equipo había hecho un catálogo de 400 nuevas especies de plantas, así como una cámara funeraria dentro de la cueva, en la que se encontró un cuerpo sentado. La cámara fue posteriormente datada en 1500 aC, y se cree que en el momento del solsticio de verano el sol ilumina esta tumba.


El tercer hombre
Todo el mundo y todo había girado en torno a Juan Moricz, pero en retrospectiva, él era el centro del universo equivocado. Desde 1969 hasta 1991, el año de su muerte, la Biblioteca de metal se les escapaba. Entonces, ¿qué pasaba?.
Que Moricz no era el autor principal de esta historia, como el propio von Däniken indica en la página 53 de su libro. En la entrevista de 1973 con Der Spiegel, Moricz confirmó que una persona no identificada le había mostrado la cueva. ¿Pero quién era esta persona?.
Después que Moricz muriera, Hall decidió localizar a este "tercer hombre", que había desaparecido en las sombras. Hall tenía un nombre, Petronio Jaramillo, pero nada más.
Petronio Jaramillo y Stanley Hall

"Moricz murió en febrero de 1991", dijo Hall. "Yo tenía un nombre y un directorio telefónico. Pero había un montón de Jaramillos en Quito. Finalmente, lo encontré,o mejor dicho, a su madre. Era septiembre de 1991, cuando ella me dio el número de teléfono de su hijo. Y le llamé por teléfono. Habían pasado16 años antes de que nuestros caminos se cruzaran. Él estaba dispuesto a reunirse conmigo, y dijo que necesitaba tres días".
Jaramillo confirmó que cuando Moricz llegó a Guayaquil en 1964, se asoció con el abogado Dr. Gerardo Peña Matheus. Moricz dijo a Matheus su teoría acerca de cómo el pueblo húngaro había estado en el origen de casi todas las civilizaciones. A través de conocidos, Andrés Fernández, Salvador Zaldumbide y Alfredo Moebius, Moricz y Jaramillo se reunieron en la casa de Moebius, y desde allí Moricz hizo suya la historia de Jaramillo. Hall estaba molesto consigo mismo, por que varias personas habían tratado de llevarle hasta Jaramillo ya en 1975, pero hubo que esperar hasta 1991 antes de que los dos se conociesen.

Jaramillo y Hall se dieron cuenta de que si no hubiera sido por Moricz, que centró la atención en la Cueva de los Tayos (que no era la ubicación real de la biblioteca), la expedición de 1976, pudo haber resultado en el descubrimiento del siglo. Cuando Hall mostró a Moricz un manuscrito sobre la expedición de 1976, Moricz se lo guardo y se negó a devolverlo. Terminó su amistad, pero Hall nunca entendió por qué hizo eso hasta 1991, cuando se dio cuenta de que en el manuscrito se mencionaba a Jaramillo. Era un nombre que Moricz no quería ver publicado, como había confirmado en entrevista con un diario alemán 1973. Moricz era increíblemente testarudo e, igualmente, muy leal, pero, obviamente, era el hombre equivocado y estaba muy equivocado si pensaba que nunca se podría llevar a cabo  sin él el descubrimiento del siglo. 
tesoros subterráneos
Jaramillo y Hall se hicieron muy amigos, aunque Jaramillo acordó que sería prematuro revelar la ubicación del sitio. Sin embargo, él estaba dispuesto a hablar en detalle sobre su contenido y cualquier otro aspecto que Hall quisiera discutir.
Con Jaramillo, Hall fue capaz de aprender la verdadera historia de la biblioteca de los Tallos que no estaba en la Cueva de los Tayos en absoluto.
Jaramillo declaró que había entrado en la biblioteca en 1946, cuando tenía 17 años de edad. Jaramillo tenia una relación amistosa con la población Shuar local, que lo invitó a ver en secreto la biblioteca, en agradecimiento por la amabilidad y la bondad que había mostrado hacia la tribu.
Jaramillo entró en la cueva al menos una vez mas. En esa ocasión, vio a una biblioteca que constaba de miles de libros de gran tamaño, de metal, apilados en estantes, cada uno con un peso medio de alrededor de 20 kilogramos, cada página estaba impresa en un lado con ideogramas, diseños geométricos e inscripciones escritas. Había una segunda biblioteca, mas pequeña, los libros eran duros y transparentes, parecían ser de cristal con incrustaciones, apilados en estantes cubiertos con pan de oro. Había estatuas humanas y zoomórficas, barras de metal de diferentes formas, así como "puertas" selladas posiblemente de tumbas cubiertas con una mezclas de piedras de colores, semi-preciosas. Había un gran sarcófago esculpido en material translúcido duro, que contiene el esqueleto forrado de pan de oro de un gran ser humano. En definitiva, un tesoro increíble, guardado como si quisieran preservarlo de un gran desastre.

En una ocasión, Jaramillo cogió siete libros de las estanterías para estudiarlos, pero su peso le impidió llevárselos y revelarlo al mundo. Jaramillo nunca tuvo ninguna evidencia física, lo que puede explicar por qué quería pasar desapercibido en esta historia.
Hall le preguntó por qué él nunca hizo fotografías, Jaramillo contestó "que no iba a probar nada." Otros descubrimientos, como la famosa Cueva Burrows en los Estados Unidos, demuestran que en realidad no ver es creer. Sin embargo, Jaramillo dijo que había dejado sus iniciales en estos siete libros para que, si alguna vez se descubría la biblioteca, se pudiera comprobar que era el quien la había encontrado.

Planes para una Expedición
Jaramillo y el Hall tenían la intención de combinar sus fuerzas para presentar la Biblioteca de metal al mundo, uno sabía la ubicación, y el otro tenía un historial probado en la organización de expediciones. Sería la "expedición de del descubrimiento".
En primer lugar, se pusieron en contacto con varios embajadores y políticos, entonces se presentó el plan a la comunidad científica. El plan era que Jaramillo dirigiera el equipo hasta el sitio, donde permanecerían durante un período de tres o cuatro meses (durante la estación seca) , catalogarían los contenidos de la cueva y garantizarían que nada se perdiera. Todo quedaría in situ. Un informe con recomendaciones sería el único resultado de esta expedición, que seria entregado a la UNESCO. Pero en 1995, aviones peruanos bombardearon una base militar ecuatoriana y el proyecto tuvo su primer revés.

En 1997, Hall utiliza una conferencia de antropología importante para promover la idea. Seis antropólogos llegaron a reunirse con él, interesado en lo que estaba tratando de lograr. Pero ese mismo año, el régimen político de Ecuador cambió (en opinión de la Hall, para peor), Hall consideró que su familia no podía vivir en la nueva realidad política de Ecuador, por lo que se trasladó de nuevo a Escocia con ellos. Esto no fue sin embargo un retroceso, la planificación para la expedición continuó.
Sin embargo, fue en 1998 que la expedición tuvo un importante revés. Hall recibió por teléfono la triste noticia de la madre de Petronio Jaramillo que había sido asesinado. ¿Fue asesinado por los planes que estaban en marcha?. La vida en América del Sur puede ser muy barata, como cualquiera que haya visitado o vivido allí sabe. Ese día, Jaramillo llevaba una gran cantidad de dinero con él. Fue un robo en la calle, cerca de su casa. La violencia aleatoria detuvo uno de los mayores descubrimientos del mundo en seco.

Parecía que el destino no quisiera que Jaramillo y Hall trabajaran juntos, como si sus esfuerzos combinados podrían romper el hechizo de la cueva y convertir un sueño en una realidad.
Ubicación
Moricz y Jaramillo habían muerto. Hall tenia sesenta años. ¿Tenia que lo hacerlo solo y reclamar la Biblioteca de metal para sí mismo?. Hall no es un buscador de tesoros. Hall hace hincapié en que la región es el verdadero El Dorado. Hay oro por todas partes, las carreteras son literalmente pavimentada con él. Aunque los libros de la biblioteca estuvieran hechos de oro, (Jaramillo nunca hablaba de oro, sino de "metal" de hecho, parece que eran de cobre, según Jaramillo había visto un color verde en los libros), hay más oro fuera la biblioteca que dentro. La presencia de Moricz en la región se debía a su interés en la biblioteca, no por su valor monetario, sino por su importancia histórica.

Sin embargo, varios cazadores de tesoros en el pasado habían intentado encontrar la cueva. Conde Pino Turolla hizo contacto con Jaramillo en la década de 1960 a través de los mismos canales que luego llevaron a Moricz él. Turolla estaba obsesionado con Salón de los Registros de Cayce, y la Biblioteca de metal sería una prueba absoluta de las profecías de Cayce. Pero la actitud de Turolla y su sentido de la organización hicieron que los dos nunca se llevaron bien. Turolla preguntó a Jaramillo por los detalles que éste no estaba dispuesto a ofrecer. Así Turolla optó por buscar alrededor de la Cueva de los Tayos y vino con las manos vacías.
El más activos Indiana Jones es hoy Stan Grist, que también conocía Juan Moricz, así como su confidente, Zoltan Czellar, que también es un buen amigo de Hall. En 2005, Grist escribió: "Mientras escribo estas palabras, estoy en negociaciones con los indígenas shuar que viven cerca de la Cueva de los Tayos, cuyo permiso es necesario para entrar y explorar la zona de las cuevas, planeo montar una expedición en los próximos meses para buscar la entrada secreta a la cueva de la que se puede acceder a la presunta biblioteca metálica. Muchas personas han entrado en la cueva por la conocida entrada vertical, en la parte superior de la montaña.

Sin embargo, calculo que es casi imposible o es imposible llegar a la biblioteca metálica a través de esta entrada conocida. La entrada secreta está debajo del agua". Hall tenia su opinión sobre el tema, "Jaramillo dijo siempre que la entrada estaba en el río, pero el río no está cerca de la Cueva de los Tayos. Ese río es el río Pastaza".
Aunque Hall nunca supo la ubicación del propio Petronio Jaramillo, tras la muerte de Jaramillo en 1998, Hall organizado un viaje con Mario Petronio, el hijo de Jaramillo, en la que ambos combinaron su conocimiento sobre el sitio. El viaje tuvo que ser abandonado antes de poder llegar al "punto cero".
En mayo de 2000, Hall regresó.

"Cuando estábamos preparando la expedición en la década de 1990, el equipo de buceo discutió como Petronio que aunque la entrada de la cueva estuviera en el río, eso no significaba que tenían que mojarse".
Hall mostró mapas aéreos, señalando un recodo del río que en la que se encuentra una línea de falla, que es conocida por tener en un sistema de cuevas que se extiende por varios kilómetros. Su sugerencia es que un antiguo terremoto abrió la red de túneles, y que alguien, en algún momento en el pasado descubrió y utilizó como un lugar para instalar la biblioteca metálica. Hall había visitado este lugar y dedujo que se ajusta a la descripción de Jaramillo perfectamente.
Posible nueva ubicación
La necesidad de la cooperación
Hall tenia 64 años la última vez que viajó a la región, y ahora tiene setenta. Cuando tenía 68 años, decidió que lo más probable es que no vera concluir esta historia. Sin embargo, no considera que sea su historia, y no quiere cometer el mismo error que cometió Moricz. Así, el 17 de enero de 2005, informó a la Sala de Gobierno del Ecuador de la ubicación de la cueva que se ajusta a la descripción de Jaramillo, y que espera se convierta en el inicio de una expedición.
Para cualquiera que esté interesado, la ubicación es a 77 º 47 '34 "oeste y 1 º 56' 00" al sur. GoogleEarth te lleva muy cerca y puede satisfacer cualquier curiosidad inicial. Pero saber la ubicación no significa que será fácil encontrarlo. Hall piensa que tomará décadas o un cambio de mentalidad para que la gente pueda trabajar juntos de manera que resulte una emprea exitosa. Hall argumenta que la expedición de1976 sólo tuvo éxito por el régimen militar en el poder, "una burocracia democrática hubiese entorpecido la expedición antes de cruzar ningún río pantanoso".

Lo que se necesita es un sentido de cooperación y apertura. Muchas personas han tratado de utilizar la biblioteca para desmostrar sus propias teorías, ya se trate de extraterrestres, húngaros conquistando el mundo o Edgar Cayce y su Salón de los Registros. Tal vez por eso se condenaron las misiones. Tal vez deberíamos dejar que la biblioteca hable por sí misma. Las respuestas a las preguntas sobre quién lo construyó, de dónde vienen, lo que lograron, etc, todo se puede encontrar dentro de la propia estructura. Después de todo, se trata de una biblioteca...



No te pierdas la segunda parte de esta sección! Te vamos a contar sobre otra cueva descubierta que destruye de un plumazo la historia que nos contaron..


SOUTH WOLF ARGENTINA