Traducenos!

boton twitter

lunes, 7 de abril de 2014

Guanábana: la fruta que cura el cáncer

La ciencia y los grandes laboratorios farmacéuticos no quieren que la sociedad sepa sobre esta fruta y sus capacidades para inhibir células cancerígenas. En este informe te mostramos la cualidades de esta fruta y las maniobras que realizan los grandes grupos para ocultar la verdad.


La guanábana es una de las frutas más potentes para curar el cáncer; se ha utilizado para combatir este mal desde hace más de 40 años en Estados Unidos, Europa y Asia.


Tal vez pocos conocen la guanábana, una fruta tropical de aspecto realmente extraño pero exquisito sabor. Entre las propiedades de la guanábana, se plantea una posible cura contra el cáncer, una enfermedad que seguramente a muchos ha tocado de cerca. La quimioterapia y la radiación son los tratamientos más comunes, suelen tener una efectividad limitada y muchos efectos secundarios terribles, ¿qué pasaría si la cura contra el cáncer fuera la guanábana?


Todas las partes de la planta son usadas en la medicina natural, incluyendo cortezas, hojas, raíces y frutos, pero la parte que contiene la mayor concentración de principios activos es la hoja, en donde se encuentran las ACETOGENINAS ANONACEAS, quienes han sido ampliamente estudiadas desde los años 1940 en que se empezó a usar como insecticida, llegando a asombrar a los científicos por su amplio poder, sin causar ningún efecto nocivo en los animales y el hombre, por lo que accedieron a costear investigaciones donde, cada día se descubrían nuevas propiedades, las cuales, por efecto del celo científico e intereses creados, se mantuvo en custodia por mas de 20 años. La globalización y estudios paralelos en Japón y China, descubrieron a la luz, las maravillas de esta generosa planta.



Lista de propiedades medicinales:
  • Combate la hipertensión (cuando la presión arterial es demasiado alta).
  • Combate el asma (enfermedad pulmonar obstructiva caracterizada por tos).
  • Combate el cáncer (conjunto de enfermedades que llevan al organismo a producir células malignas).
  • Combate la diabetes (aumento de glucosa en sangre).
  • Combate desordenes del hígado.
  • Combate tumores (alteración de tejido que produce un aumento de volumen).
  • Insecticida: se usan las hojas y raíz. (Ayuda a eliminar a los insectos molestos como mosquitos)
  • Amebicida, la corteza (combate parásitos como por ejemplo la lombriz intestinal).
  • Vermífugo, la corteza y hojas (es el poder para matar toda clase de lombrices).
  • Pectoral, flores y hojas (cura toda clase de enfermedades del pecho como asma, bronquitis entre otras).
  • Antidiabético, hojas (se utiliza para controlar y curar la diabetes y prevenirla).
  • Vasodilatador, hojas (previene y corrige la mala circulación así como también los derrames).
  • Sedativo, hojas (ayuda a calmar los nervios así como al buen dormir).
El poder de las farmacéuticas se topa con lo natural

Los compuestos de este árbol demostraron actuar 10,000 veces mejor retardando el crecimiento de las células de Cáncer que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica, normalmente usada en el mundo y lo que es todavía más asombroso: este tipo de terapia, con el extracto de guanábana, destruye tan sólo las malignas células del Cáncer y no afecta las células sanas. 

La pregunta que surge es: ¿si las propiedades anti-cancerígenas de la guanábana han sido investigadas tan intensamente, por qué usted nunca había oído hablar al respecto? Si ese extracto tuviera tan siquiera el 50% de la importancia que se le atribuye ¿por qué los oncólogos, en los hospitales no instan a sus pacientes a usarlo? 

La respuesta es sencilla: nuestras mismas vidas y nuestra salud están bajo el control del poder económico y la graviola o guanábana es una planta que trabaja muy bien. 

Una corporación americana, multimillonaria, inició la búsqueda de una cura para el Cáncer y su investigación se centró en la Graviola. 

Todas sus partes mostraron ser útiles: hojas, raíces, la pulpa y las semillas– se han sido usada durante siglos por los curanderos y los indígenas nativos en América del Sur, en el tratamiento de enfermedades del corazón, asma, problemas artritis. 

Ante las primeras evidencias, la mencionada compañía gastó ingentes sumas de dinero para probar las propiedades anti-cancerígenas del árbol y se asombró por los resultados. Parecía que se iba a convertir en la fuente de millonarias utilidades. Pero se encontraron con un obstáculo insalvable: el árbol de Graviola (Guanábana) –es completamente natural, razón por la cual no es patentable bajo la ley federal. No era posible obtener las jugosas utilidades que se esperaban de ella. No hay ninguna manera de hacer ganancias serias de él. 

La compañía optó entonces por tratar de sintetizar dos de los ingredientes del potente anti-cancerígeno del árbol de la Graviola. Si ellos hubieran podido aislarlos, estarían en condiciones de patentarlo y ganar billones de dólares. Pero se encontraron con un muro infranqueable. 


Sigamos corriendo la voz y alentemos a los pacientes a probar medicinal alternativas más naturales que las que proponen los especialistas, al igual que las drogas que son suministradas que tienen muchos efectos secundarios.
Desde SOUTHWOLF proponemos la divulgación de todo material que sea beneficioso al lector y más aún cuando se trata de una posibilidad de curar o al menos inhibir una enfermedad que azota a muchos miembros de la sociedad.
SOUTH WOLF ARGENTINA